Las pequeñas empresas impulsan el empleo

 

 

    Las pyme han vuelto a concentrar más del 71% del total de las afiliaciones registradas durante el segundo trimestre del año y han aportado el 2,19% al crecimiento trimestral del empleo. Las empresas de 10 a 49 empleados son las que más aportación han realizado al crecimiento trimestral, con un 0,87% durante este periodo.

 

 

 

 

Respecto al mismo trimestre del año anterior, los afiliados de estas compañías han aumentado en más de 159.000. Los servicios ligados a la actividad turística (alojamiento, restauración y servicios recreativos) y al comercio son los que más han dinamizado el empleo en las pequeñas empresas, según el último Boletín Trimestral de Empleo en las pyme elaborado por Randstad Research y CEPYME en el que se analiza el comportamiento y evolución del empleo en las pequeñas y medianas empresas en el periodo considerado y se adelantan las previsiones para 2018. Por su parte la patronal de las pyme ha revisado al alza sus previsiones de creación de empleo por parte de las pymes para 2017 y 2018 y calcula que generarán 540.000 nuevos puestos de trabajo entre ambos años, con un aumento anual del 3,3% y el 2,4%, respectivamente.

Con una aportación al crecimiento superior a 0,8 puntos porcentuales, las empresas de menos de 50 trabajadores permanecen como un pilar básico para el crecimiento del empleo global registrado en el segundo trimestre de 2017, señala el boletín trimestral correspondiente al segundo trimestre. Dicha oferta, superior a 107.000 afiliaciones, ha encontrado cabida en un amplio conjunto de actividades, aunque siguen siendo los servicios ligados a la actividad turística -principalmente alojamiento, restauración, pero también los servicios recreativos- y el comercio los que han propiciado en mayor medida estos notables avances de afiliación.

Para el director de Randstad Research, Valentín Bote, “en estos momentos y sobre todo en 2018 las pequeñas empresas van a ser las grandes ganadoras en términos de creación de empleo. Las Pyme están en este momento creando empleo en muchas actividades, a día de hoy las que más están tirando son las relacionadas con el turismo y la restauración, y algunas relacionadas con la construcción especializada e inmobiliaria”.

Como segundo motor del crecimiento del empleo se sitúan las microempresas –empresas de 0 a 9 trabajadores-, con una contribución del 0,74%, motivada principalmente por el ascenso en los servicios de restauración, el comercio minorista y las actividades constructoras, que ha hecho posible que, respecto al segundo trimestre de 2016, la cifra de empleo que acogen estas estructuras empresariales se haya elevado en más de 60.000 trabajadores.

También destaca el crecimiento que se ha registrado en la oferta de empleo proveniente de empresas de entre 50 y 249 trabajadores. Los cerca de 72.800 puestos de trabajo creados en el periodo analizado se han concentrado de forma mayoritaria en los servicios de alojamiento y en los de comidas y bebidas. Se unen a este favorable escenario, con una elevada relevancia, los registros relativos al sector del comercio minorista y las actividades constructoras.

Este aumento de la afiliación se debe, según el estudio mencionado, a que la economía española sigue mostrando rasgos inequívocos de recuperación, pese a que las dinámicas de crecimiento de la actividad permanecen en un escenario de ralentización, que se manifiesta en términos trimestrales y anuales. La expansión del sector servicios hace que la variación anual del empleo vuelva a contar con la hostelería y con el comercio como principales exponentes, con independencia de la tipología de empresa. También la construcción gana posiciones, y lo hace con especial incidencia en el segmento de microempresas y pequeñas, fundamentalmente en su gama de especializada y en la creación de edificios.

 

Evolución por tamaños de empresas 

El número de empleos que generan las microempresas -tras experimentar un importante avance, del 3,1% en el segundo trimestre del año y cercano al 2,0% en términos anuales-, se aproxima a los 3,3 millones. De su contribución al buen comportamiento del mercado laboral dan cuenta sus aportaciones positivas que, de nuevo, han vuelto a superar los referentes de las pymes de más de 50 trabajadores, estableciéndose en 0,76 y 0,5 puntos porcentuales con relación al primer trimestre de 2017 y al segundo trimestre de 2016, respectivamente. Por sectores, destaca el significativo ascenso de los servicios de restauración, con más de 38.000 empleos creados en el último trimestre. Se unen a este favorable escenario, con una elevada relevancia los registros relativos al sector del comercio minorista y las actividades constructoras, haciendo posible que, en los últimos 12 meses, la cifra de empleo que acogen estas estructuras empresariales se haya elevado cerca de 62.000 trabajadores.

 

 

 

 

Con una aportación al crecimiento superior a 0,8 puntos porcentuales, las empresas de menos de 50 trabajadores permanecen como un pilar básico para el crecimiento del empleo global registrado en el segundo trimestre de 2017. Se cifran en 138.886 los empleos nuevos creados desde el segundo trimestre de 2016 y, en los seis primeros meses de 2017 han destacado por ser las estructuras donde se han generado los mayores volúmenes de empleo. Dicha oferta, superior a 107.000 afiliaciones, ha encontrado cabida en un amplio conjunto de actividades, aunque siguen siendo los servicios ligados a la actividad turística -principalmente alojamiento, restauración, pero también los servicios recreativos-, y el comercio los que han propiciado en mayor medida estos notables avances de afiliación. En términos anuales, la educación y la construcción especializada, se unen a los servicios de comidas y bebidas, concentrando más del 37% de la variación anual alcanzada.

Dado que el turismo se ha convertido en uno de los grandes motores económicos, existe el temor de que los atentados de Barcelona y Cambrils pueda tener algún efectos obre esta actividad económica, dado que nuestro país, precisamente se ha aprovechado de la inestabilidad y de la inseguridad de algunos países mediterráneos competidores directos del nuestro en materia turística y que también se han visto afectados por la acción de los terroristas islámicos.  A este respecto el director de Randstad Research, Vicent Bote, expresó su deseo de que los atentados “no impacten de manera importante en la actividad, pero tampoco se puede esperar nada bueno de lo que pasó en Cataluña”.

Aunque importante, el crecimiento que se ha registrado en la oferta de empleo proveniente de empresas de entre 50 y 249 trabajadores se sitúa por debajo de los favorables resultados obtenidos en dicho periodo y para el conjunto de las estructuras empresariales. Con un ritmo del 2,5%, dos décimas por debajo a la dinámica global registrada, su aportación trimestral al crecimiento global del mercado laboral se cifra en 0,55 puntos porcentuales, elevándose a 0,9 en términos anuales. Los cerca de 72.800 puestos de trabajo creados en el segundo trimestre del año se han concentrado de forma mayoritaria en los servicios de alojamiento y en los de comidas y bebidas, que han sido parcialmente mitigados por la importante reducción que ha registrado, también en este tamaño empresarial, la educación; tres actividades que, sin embargo, en términos anuales se mantienen como aquellos que han hecho efectiva el 17,5% de la oferta, a la que se une un 7,9% adicional enmarcada en el comercio mayorista.

Superada la contracción del empleo de la que fueron protagonistas en el primer trimestre de 2017, las grandes empresas se han incorporado al perfil creciente del mercado laboral, con una aportación trimestral que retorna a valores positivos y de cuantía significativa, al haber añadido a las cifras de empleo cerca de 75.100 trabajadores. De hecho, son responsables de más del 21% del ascenso registrado en el segundo trimestre y, en términos anuales su presencia en las mejoras de la laboralidad se establece por encima del 34,5%, una cuota significativa que avala el avance de su contribución hasta el 1,3%, tras incrementar sus niveles de afiliación en un 4,5%. En este importante crecimiento han participado de forma mayoritaria empresas ubicadas en el sector servicios, tanto de carácter privado como público, contando con la alimentación como principal dinamizador de contenido industrial, aunque notablemente distante de las cifras que identifican el importante dinamismo alcanzado en comercio, sanidad o en la Administración Pública, señala el informe de Randstand Research y CEPYME.

 

Menos intensidad en 2018  

La moderación en los ritmos de crecimiento de la actividad previsto por el Panel Funcas sigue marcando una trayectoria positiva, acompañada por una notable mejora de las tasas de paro, en un contexto en el que el perfil del déficit público continúa en una senda de progresiva reducción. También apunta un ligero crecimiento de precios, que podría condicionar a las dinámicas de la demanda interna y externa y, con ello, la evolución prevista del empleo, fundamentalmente a lo largo del próximo ejercicio, se presenta menos intensa. Aun así, la proyección de las afiliaciones en el conjunto del 2017 sigue estando dotada de un notable avance, del orden del 3,6%, que darían paso a un nuevo ascenso, aunque significativamente más moderado en 2018. En este cambio de perfil participarían todas las tipologías empresariales, salvo las microempresas y, previsiblemente, serán las empresas de menos de 50 empleados las que aplicarán las mayores contenciones en su oferta de empleo.

 

 

 

 

La industria podría liderar el crecimiento generado en las micropymes, contrarrestando la ralentización prevista en construcción, actividad que en 2017 habría contribuido de forma notable al positivo comportamiento con el que se espera pueda cerrarse este ejercicio. No obstante, seguirán siendo los servicios los encargados de definir las tendencias globales de este segmento, único del que se espera un proceso de aceleración. Especialmente la restauración  podría incrementar el número de sus efectivos un 5,2% en 2018, acumulados al avance del 3,4% estimado para 2017, cifras que dan continuidad a su significativo impacto sobre el mercado laboral desde el año 2016. También las actividades relacionadas con consultoría, informática y telecomunicaciones, de alto contenido tecnológico, añadirán dinamismo a un sector terciario que dará acogida al cerca del 80% de la operativa total de las micropymes a lo largo del bienio 2017-2018.

Los recortes previstos en las dinámicas de crecimiento de las afiliaciones en las pequeñas empresas, reducidos en 2017 y más intensos en 2018, estarían articulados por una drástica merma en el número de nuevas ofertas de empleo en construcción y servicios. En la primera, en 2018 podría truncarse la extraordinaria trayectoria positiva que, de cumplirse las previsiones, le posicionarían en 2017 como la de mayor crecimiento. En los servicios, el número de nuevos empleos que previsiblemente se generen a lo largo de 2017 se cifran un 8,2% inferiores a los registros del año previo, un deterioro que se traducen en términos de crecimiento diferencial en -0,7 puntos porcentuales y, en 2018, los resultados anticipados prevén una variación del empleo de 46.381 personas, la más notable del conjunto, aunque este nivel representa tan sólo un 45% de la capacidad de generación de empleo que se le atribuye en 2017. Frente a estas notables contenciones, la estabilidad estimada en el sector industrial limitaría la intensidad de los recortes previstos, con el sector de reparación de maquinaria y equipo encabezando los ritmos de crecimiento más intensos.

Las previsiones apuntan hacia una controvertida situación en el sector de la construcción que, en 2018, podrían cerrar la etapa ascendente de su ciclo generador de empleo, tras acometer una importante ampliación en 2017, cifrada en un crecimiento del 8,1%. Fruto de este giro tendencial y de la moderación prevista en el sector servicios, el nivel de afiliaciones podría incrementarse en algo más de 58.000 ofertas, es decir, un crecimiento del 1,9% que contrasta con la intensidad con la que se estima que podría cifrarse el volumen de empleo generado en 2017, valorada en un nuevo avance del 3,9%. En este comportamiento se acumula también, como un rasgo diferencial con relación al resto de segmentos, la moderación anticipada en la generación de empleo industrial, fruto de notables reducciones en su componente energético y del dominio en las industrias manufactureras de demandas de empleo crecientes pero a ritmos que apenas alcanzarían el 1%.

 

 

Última Edición

 

 

 

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Revista TodoPyme. Contacto: 646 196 358