Los Consejos de Administración de las pymes tienen un impacto directo sobre sus resultados económicos

El papel que desempeña un Consejo de Administración en una pyme se ha basado hasta ahora principalmente en los requisitos legales de las juntas directivas de grandes empresas que cotizan en bolsa y deben rendir cuentas públicamente. Esta conceptualización ha sido criticada por diversos motivos dado que existe una gran heterogeneidad entre las pymes y un único enfoque sobre el rol que debe realizar un Consejo de Administración en la pyme es inadecuado.

Un supuesto subyacente es que una pequeña empresa no cotizada necesitaría o se beneficiaría de contar con un Consejo de Administración. Sin embargo, la aceptación de la idea de un Directorio como algo necesario o deseable para una pequeña empresa se encuentra con una fuerte resistencia o rechazo total cuando existe un propietario/fundador o director general poderoso que puede percibir a una Junta Directiva o compartir el poder y el control como una amenaza directa. 

Sin embargo, una etapa particular en el crecimiento de una empresa puede significar la necesidad de establecer una junta formal de directivos y la resolución de las cuestiones de poder en el vértice de la gobernanza de la compañía. Esta necesidad se debe principalmente a la complejidad del medio ambiente y del desarrollo de la propia empresa. Aunque el fundador acumula un conocimiento perfecto de su negocio, no puede, ya sea por falta de tiempo, de disponibilidad o/y de conocimiento, analizar y recoger cualquier tipo de cambio que puede implicar una nueva etapa de crecimiento de la compañía.

El papel del Consejo de Administración en las pymes se ha construido sobre diferentes perspectivas teóricas. La literatura sobre gobernanza corporativa más extendida de la que deriva la literatura sobre gobernabilidad en la pyme identifica una variedad de diferentes roles que los consejos de administración pueden adoptar en la toma de decisiones. Los roles de control, servicio y estrategia han surgido como las principales tareas de las juntas directivas siendo estudiadas desde una variedad de perspectivas teóricas. La teoría de las partes interesadas y la teoría de la producción en equipo han señalado una cuarta función de las juntas directivas en la tarea de la mediación entre múltiples tenedores de apuestas (internos o/y externos) con intereses divergentes y/o de competencia.

El concepto de cartera de roles promueve la idea de que una junta directiva puede elegir y desarrollar simultáneamente una combinación de tareas de control, servicio, estrategia y mediación pero hacen hincapié en un papel especial que coincide con las necesidades estratégicas de desarrollo de las circunstancias de la empresa.

En un estudio cualitativo y en profundidad, llevado a cabo entre seis pymes tunecinas de diferentes sectores económicos, se comprobó que el Consejo de Administración de estas pymes tenía un impacto directo o indirecto sobre el desempeño de la empresa y sus resultados económicos.

Pese a que en varias de ellas, la junta juega un rol secundario, aceptando las decisiones impuestas por el director general, el papel que desempeñan al participar de una u otra forma en las cuatro tareas fundamentales de control, servicio, estrategia y mediación les otorga una posición determinante en los resultados obtenidos por sus empresas.

Por lo que, sin importar en qué fase de desarrollo se encuentre una pyme, será fundamental que la junta directiva pueda desempeñar los cuatro roles fundamentales antes mencionados de forma simultánea para que la empresa pueda alcanzar los objetivos deseados. Esto será la consecuencia de un liderazgo democrático y poder compartido entre el director genral/fundador y el Consejo de Administración.

 

 

 

Wafa Khlif

Profesora de Contabilidad de TBS Barcelona

Última Edición

 

 

 

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Revista TodoPyme. Contacto: 646 196 358